Llongueras Elite Palma

Durante los 60, sólo 5 años después de iniciar su carrera profesional, Llongueras comienza su expansión internacional difundiendo fotografías de sus creaciones a través de las principales revistas de moda de todo el mundo e inaugura su primer salón de lujo en la zona alta de Barcelona, con Dalí como invitado de honor.

Es una década marcada por su popularidad: en 1963 aparece por primera vez en Televisión Española y sólo dos años después el emblemático No-Do retransmite a todos los hogares españoles la primera presentación oficial para prensa de su colección de peluquería en Montjuïc.

Llongueras consolida su carrera internacional.

Llongueras abre en la década de los 70 su primer centro de perfeccionamiento: el Instituto Internacional Llongueras y en 1974 consolida su fama a nivel mundial abriendo el primer salón internacional en la icónica calle Saint-Honoré de París. Tres años después, en 1977, recibe el título de Maestro Internacional en la sede de Intercoiffure en París, de manos del famoso Alexandre de París y un año más tarde revoluciona la industria creando formas inéditas en el cabello con sus sorprendentes “Ondas Llongueras”.

Creativo multidisciplinar, icónico, irrepetible.

En su inquietud cultural y artística, Llongueras comienza en esta década su prolífica carrera como escultor y fotógrafo, actividad que sigue compaginando con su pasión por el cabello. El año 1987 marca un nuevo hito en su carrera: Llongueras conquista Hollywood y la Metro Golden Mayer utiliza uno de sus peinados en la inolvidable Hechizo de luna. Su genialidad se ve reconocida sólo dos años más tarde, en el Festival de Wembley en Londres, donde Llongueras realiza una propuesta original y divertida frente a una audiencia de 2.500 profesionales: en pocos minutos corta su cabello sin espejo, sólo con unas tijeras, mientras en cinco idiomas resume su filosofía técnica.

International Legend Award.

En 1990 recibe el prestigioso International Legend Award en Nueva York, concedido por el Art & Fashion Group de Estados Unidos como reconocimiento a su carrera y trayectoria. En ese mismo año, Llongueras organiza las primeras Jornadas Llongueras de Peluquería e Imagen en París, en el Espace Cardin, que se convertirán a partir de entonces en cita obligada para los profesionales del sector belleza, estética y peluquería.

Inquietud creativa y reconocimiento.

Reconociendo los casi 50 años desde el inicio de su carrera, Llongueras recibe el Special Recognition Award en 2006, en el Congreso Mundial de la Organización del Global Salon Business Awards, por sus logros y contribuciones a la industria global de la peluquería. Al mismo tiempo continua su carrera como artista multidisciplinar y sus obras se exponen en prestigiosos certámenes y museos como la Biennale Internazionale d’Arte Contemporáneo en Florencia (Italia), el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o en el Reial Cercle Artistic de Barcelona.

Visionario incansable.

En 2012, adelantándose una vez más a su tiempo, inaugura el nuevo Eco-Espacio Llongueras, el primer salón de peluquería 100% ecológico. Éste es un año especialmente brillante para Llongueras. Recibe el Premio AIPP International Legend Award en el Royal Albert Hall, en reconocimiento a su labor profesional de toda una vida, y reabre las puertas del Instituto Internacional Llongueras en Barcelona, un espacio donde continúan formándose profesionales de todo el mundo. El reconocimiento a su trayectoria es una constante a lo largo de los años. Así, en 2019 recibe de nuevo el premio de honor de los International Hairdressing Awards® (Madrid), como reconocimiento a su trayectoria y por ser un referente indiscutible para todos los profesionales de la industria.

Lluis Llongueras, más allá de una leyenda en peluquería

Artista polifacético nacido en Esparreguera en 1936, forma parte del firmamento de creadores universales mediterráneos junto con Salvador Dalí, Antoni Gaudí y Ferrán Adriá, motivados siempre por elevar el disfrute de los demás. Lluís Llongueras expresa sus inclinaciones artísticas desde pequeño con el dibujo, la pintura y la fotografía.

La polifacética actividad de Llongueras como peluquero, fotógrafo, diseñador, interiorista o incluso como poeta o escritor, responde a un mismo afán de configurar formas.

Esta evolución no hace más que ratificarnos en la idea de que Llongueras no es un peluquero que aspiraba a ser escultor, sino que ya era un escultor y un artista, que iría madurando con el paso del tiempo, y que convierte el cabello en un lienzo con el que expresar los deseos, impulsos y ambiciones de una generación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s